Restaurantes recomendados

El regalo perfecto.

No son unos Manolo Blahnik (zapatos),

es mejor saber que tienes gente acompañándote en cada paso.

No es el mejor spa,

es el bienestar de tu sofá y unos buenos mimos.

No es un billete a un lugar paradiscíaco para perderte,

es encontrárte.

No es un set de maquillaje completo,

es mirarte al espejo, y quererte tal cual eres.



El regalo perfecto es provocar sensaciones, erizar la piel, generar sonrisas, robar una lágrima, contener en un abrazo.



El regalo perfecto
en mi cumpleaños nº
30 ha sido que mi mejor amiga atraviese el océano, que recorra más de 10.000 Km., embarazada (que para cualquiera sería la excusa perfecta), y "estar" sí, simplemente estando conmigo provocándome sensaciones lindas, haciéndome reír recordando momentos, emocionándome con cada detalle.

Gracias Gaby por ser mi regalo perfecto.



El regalo perfecto