Restaurantes recomendados

Las mujeres y la rosa de Sant Jordi

Estoy disfrutando tanto al comentar con mis amigas del grupo de whatsapp (cuyas identidades reservaré en absoluto secreto) con las historias de las rosa de Sant Jordi... bfff!


Antes que nada para los que me leen desde fuera de Cataluña les cuento que cada 23 de abril se celebra Sant Jordi, el mejor día del año, un estilo día de los enamorados, con la primavera a pleno, las calles se llenas de rosas, y de libros, bella combinación.
La tradición marca que el hombre le regala una rosa a la mujer y ella un libro a él.

Los comercios regalan rosas, los gitanos la venden en las esquinas, los estudiantes sacan su dinero para el viaje de fin de curso entre rosas y castañas del día de todos los santos.

Todo es bello, es romántico, es una fiesta.

Ahora les voy a contar sobre el grupo de whatsapp, es un show, somos 4, las de la serie Sex and the city son un poroto al lado nuestro (traducido al español: no tienen nada que hacer al lado nuestro).

E, es la típica que está a la última en temas de moda, fotografía, viajes, y tendencias en general. Está planeando sus vacaciones  y en uno de sus 5 destinos, una excursión es en helicóptero. Siempre fue delgada pero ahora le está entrando el venazo de vida sana y nos ralla mucho con eso.

D, es la que vive de put* madre, envidiamos admiramos su situación. Ella es de música, de aplicaciones, de ser práctica y no calentarse la cabeza por nada. Está planeando irse al caribe, pero es tan feliciana que si se va a Mataró ya le vale porque no necesita grandes cosas para ser feliz, es más tiene un Porsche y pasa de él.

P, trabaja más horas que un reloj, es autónoma con eso ya digo todo. Está embarazada y más embarazada que las embarazadas, siempre necesita apoyo en sus cuestiones familiares que nos sacan canas verdes a todas. Es nocturna, y siempre es la última en decir buenos días porque se levanta tarde. (Envidia total).

Y yo, sin descripción.

La rosa de Sant Jordi está sobrevalorada, y nosotras somos mujeres.

"E" Ayer fué un día de mierda, bueno bonito... bueno de mierda pero bonito. Osea, creo que arruiné yo el día bonito, lo pasamos muy bien, disfrutamos mucho, mi marido tuvo detalles preciosos conmigo, me invitó a comer, fuimos de tiendas y pagó él, pensó en hacer además una cena romántica y como estábamos cansados pues la hizo en casa, fue todo tan mágico, peeeeeeeeeeeero... SE LE OLVIDÓ LA ROSA!!!! 

"D" Ayer fue un día bonito, después de 20 Sant Jordi yo tuve mi rosa como cada año, eso sí con un glamour decadente, comprada en el supermercado, encajada entre la carne, los huevos, y la coca cola, con el ticket y todo. Peeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeero TUVE ROSA Y AL MENOS NO ERA DE LOS GITANOS.

"Yo" Tuve rosa, que sino... vamos, la lío. Pero claro, por ir el día anterior a un partido de tenis se me olvidó de comprarle el libro, menos mal San Hipólito se adapta a todo y no dijo ni pío. Pensándolo bien... la rosa esa debe haber sido la típica que repartían en su trabajo a las mujeres y aprovechó para ahorrársela, como lo vengo a pillar, mejor no digo nada porque CASI SE ME OLVIDA DE PONERLA EN AGUA.

"P" aún está durmiendo, pero estoy deseando que nos cuente su historia de la rosa, supongo que querrá dos, que ahora le toca todo doble, queda pendiente su escena de la rosa.

Conclusión: 




Con humor y amor.


Marianela