Restaurantes recomendados

Relato: 10 años después



Parece que mira el escaparate donde los maniquíes ya visten ropa de la temporada otoño invierno, mira interesada mientras hace muecas
con la cara y no le convence el outfit que elegido hoy para un sábado a la tarde, se mira en el reflejo del escaparate claro, cualquiera a simple vista hubieses pensado que las botas expuestas eran más interesantes que las que lleva puesta, pero no. Ella mira más allá.
Entra a ZARA, remueve el sector rebajas pero ya lo tiene todo visto, solo hace tiempo para esperar a que se haga la hora en la que quedo con su amiga.
No es puntual, solo que prefiere ir antes para que le de tiempo a pasar a ver si le trajeron en El Corte Inglés la última edición de su novela preferida, sí, le apasiona leer.
Levanta la mano y llama la atención de la amiga con la que había quedado. 
Un agua y un crep de chocolate se pidió. La Coca Cola no me gusta y café apenas toma, eso sí con el chocolate no perdona, se sientan en una cafetería, prefieren ponerse al día con los últimos cotilleos antes de antes de entrar al "trapo" nunca mejor dicho con el tema tiendas, que al fin y al cabo para eso han quedado.
¿Que quieres? Con 25 años no se puede pensar en otra cosa que en que ponerse una esta noche.
Aunque los sábados acabarían siendo casi iguales a los viernes y un poquito más pesaditos que los jueves, algún pesado que otro tirando los trastos, alguna que otra criticándola por dedicarse a servir copas.
Nadie sabía que detrás de ese oficio tan... diverti-pesado se escondía una ahorradora y una laburante que solo pensaba en sacarse los tacones y enfundarse el pijama de franela para ver pelis comiendo chuches.
Pero claro, nadie sabía que además tenía otro trabajo entre semana, y además estudiaba, se pagaba sus caprichos, su coche, no solo no generaba gastos a sus padres si no que además los ayudaba. Pero claro, todo eso no se veía.
Los ojos azules gigantes con sus pestañas que ni rímel necesitaban no estaban convencidos con lo que veían en el espejo, esas caderas debían ser camufladas, y esos tacones no eran lo suficientemente estilizadores, mejor dicho "a estas piernas le falta un trozo" pensaba para sus adentros. Menos mal que un buen escote puede distraer la atención de zonas desfavorecedoras, sabía sacarse partido. 
Las mujeres somos así, somos exigentes con nosotras mismas, pero nada que no arregle un buen labial rojo carmín.
Esta niña bonita quería cambiar su destino, soñadora y ambiciosa como ella sola. Y sabía cómo hacerlo porque todavía no he mencionado lo inteligente y sensata que era. 
¿Acaso creíais que solo pensaba en modelitos para el fin de semana?
Ella quería ser profesora, pero por querer... también quería viajar, se enfadaba y decía que no había salido casi de su comarca, y por pedir también quería independizarse, tener su casa y su perro, quería además tener tiempo porque había trabajado siempre los fines de semana, y vacaciones? No sabía que era eso. 
En su lista de deseos estaban los cursos de fotografía, pero claro las cámaras esas eran impensables, estaban los cursos de inglés, para sus viajes lo necesitaría, en su vida futura ideal se veía de concierto en concierto, con una vida social activa (como siempre) rodeada de familia y amigos (como siempre) con su amor, porque ella era de parejas estables como toda chica seria y con suerte.

Ella no espero que le viniera un golpe de suerte y levantarse una mañana con todo esto, trabajó mucho para conseguir la vida que quería.

Hoy, 10 años después, aquella pequeña soñadora está examinándose para obtener su First Certificate, pues para sus viajes los necesita. Ahora no solo tiene los fines de semana libre, también puentes y vacaciones que le permiten haber recorrido países como:

-Bélgica
-París
-Andorra
-Roma
-Turquía
-Grecia
-Berlín 
-Londres
-Portugal
-Amsterdam 
-EEUU
-México

Ha visitado ciudades españolas como:

Ibiza
Mallorca
Menorca
Lanzarote
Madrid
Sevilla
Cádiz
Málaga
Cantabria 
León
Palencia
Valladolid
Valencia

Está claro que se independizó, tiene el hogar con el que siempre soñó e incluso el perro dálmata que proyectó,
Carga con sus cámaras de última tecnología en las excursiones que hace en el aire, ya que ha volado en globo aerostático, en parapente, en helicóptero. Y sí, hizo los cursos de fotografía que siempre había querido hacer.

No se le escapa ni un paisaje de las montañas que recorre haciendo senderismo con su marido y su perro.

No solo tiene tiempo para su familia y sus primos, sino también para ir a los conciertos que le apetece, a danza del vientre, a zumba, y a las cenas de amigas que le surgen porque su vida social jamás la ha descuidado.

Pues este es mi relato del día, un ejemplo de que no vale con soñar, sino con ponerse manos a la obra para conseguir la vida que deseamos, que no hace falta que nadie nos regale nada, podemos conseguir todo lo que queramos, estudiando, trabajando duro, ahorrando y siendo felices mientras porque el proceso es largo pero satisfactorio, sino que se lo pregunten a ella:



Sí, le ponemos cara, nombre y apellido. Yo le puse títulos honoríficos: Mejor amiga y madrina de mi hijo.

¡Feliz cumpleaños Mirita!

Gracias por tanto.

Márin